Un poquito sobre mi...

Mi nombre es Susana Bautista,

y soy una chica alegre y dinámica (no me puedo estar quieta jeje).

Tengo una familia maravillosa, un marido que me apoya en todas mis locuras y una pequeña que es un “alma libre” y muy divertida (tampoco para ni un momento 😉).

Me encantan los animales, tengo medio zoo en casa perros, gatos, tortugas, peces y hasta gallinas.

Vivo en una casa con jardín donde me pego las horas muertas con mis plantas me chiflan las flores, los cactus y las crasas siempre acompañada de mis dos perros.


Como veréis me encanta todo lo que es naturaleza y todo lo natural (que también tenemos huerto pero de ese se encarga mi padre que es un crack).


Enamorada de los aceites esenciales de Young Living, el bienestar que aportan tanto física como emocionalmente es brutal.


Me gusta mucho escaparme a la playa cada vez que puedo (aunque ahora no se pueda ☹ … lo cogeremos con mas ganas cuando todo esto pase.)


He vuelto al gym lo que mas hago es aquadinamic que es muy divertido pero sinceramente lo que mas me gusta es el bocata y la tertulia de después con las amigas.


He trabajado toda mi vida en perfumería para las mejores firmas de alta cosmética cosa que también me apasiona.


Bueno pues ya os he contado cosas de mi día a día , pero ya me iréis conociendo más ...

Mi comienzo con los aceites esenciales

Y el bienestar llego a mi casa

Mi fantástica historia con Young Living.


Os voy a contar como llegaron los aceites a mi vida, si habéis leído mi historia ya sabéis que trabajo en perfumería y ya conocía los aceites esenciales vía cosmética porque he trabajado con Sisley, Clarins, Decleor y Alquimia. Y estas firmas sus principales activos son los aceites esenciales pero nunca pensé que los aceites tendrían tanto poder a nivel terapéutico y sobre todo a nivel emocional.


En la pandemia (como había tanto tiempo libre) me puse a hacer un curso de Young Living y aluciné con todos sus usos, el tema de hacer mi propio botiquín me engancho muchísimo además de ir quitando tóxicos de mi día a día.


El tema emocional la verdad me sonaba a chino mandarino, que oler un botecito de aceite o ponerlo en el difusor te relajara tanto o te quitara la ansiedad me parecía de ciencia ficción.


Yo sinceramente lo compre porque me dijeron que para los dolores eran la bomba, tengo un problema de rodilla crónico con dolor casi todos los días y por el uso de antinflamatorios me había cargado el estómago, ósea que además del dolor de rodilla se sumaba el dolor de estómago.


Además del agobio de ser tan nerviosa y no poder hacer todo lo que quería porque me limitaba mucho el dolor.


Y sí, a mí también me pareció caro al principio, pero cualquier cosa que me decían que iba a quitarme el dolor lo probaba (tratamientos médicos, células madre, hasta fui a una curandera) así que un kit de aceites que siempre podía usar para ambientador si no funcionaban no me lo pensé demasiado.


Ya habréis imaginado que si estoy aquí haciendo esto es porque sí funcionan, y ¡¡cómo funcionan!!!


Además de lo feliz que me hace poder compartirlo con mas gente, amigos, familiares, etc. y que luego me contacten para decirme lo bien que les va.


Os iré contando más situaciones de mi día a día y de la gente con la que he compartido y aconsejado los aceites sobre todo para el tema emocional que me trae loca y flipareis con lo que pueden llegar a hacer.